Asciendo a la cumbre
en busca de una estrella,
alargo la mano, casi la rozo,
la admiro, le requiero una señal,
ella vibra, me guiña un ojo,
al tiempo titila juguetona,
con una sonrisa me acaricia,
y apasionada, su luz me besa.

María Teresa Rodríguez Cabrera